top of page

El acto de equilibrio de ser mujer

Nuestras lectoras pueden sentirse identificadas, y muy probablemente añadir mucho más a este caso. Para los lectores masculinos, espero que esto les ayude a comprender lo que diría Maddona... "cómo se siente una chica".


Me enseñaron a tener buenos modales, pero también a mantenerme a salvo

Mi mamá siempre ha ido un paso por delante en la mayoría de las situaciones de la vida, y recuerdo que yo ni siquiera había terminado la escuela primaria cuando ya tenía un montón de lecciones de seguridad entendidas y memorizadas: Observar siempre a la gente que te rodea, si te sigue un hombre por la calle, lo mejor es entrar en una tienda o en un lugar con más mujeres dentro, comprobar siempre el entorno antes de subir al coche, no mantener un contacto visual prolongado con desconocidos, no mostrar lo enfadada que estaba de verdad cada vez que a mi mamá le gritaban groserías y peladeces en la calle delante de nosotros sus hijos, etcétey muchas más.

Ya a los 6 años sabía qué tipo de "piropos" eran totalmente inapropiados, y me enfurecía oírlos por la calle. A esa edad, puede que aún me olvidara ocasionalmente de saludar a todos los miembros de mi extensa familia cuando entraba en una reunión familiar y de otros buenos modales enseñadors por mis padres, pero ya sabía decir cosas como "Oye mamá, papá nos recogerá pronto, ¿verdad?" si notaba que alguna compañía masculina no deseada se acercaba a nosotros en la cola del banco o mientras comprábamos en el mercado.

A los 14 años ya me negaba a ir sola a la tienda, no por pereza, sino desde que un tipo salió de detrás de una esquina y me lamió el cuello. Yo tenía una botella de Coca-Cola de 2 litros y le golpeé con ella mientras le gritaba a todo pulmón. Se quedó petrificado y salió corriendo. Y en ese momento me juré a mí misma que nunca soportaría ese tipo de comportamiento. Lo que me llevó a abofetear, patear y gritar a cualquier chico que se atreviera a intentar intimidarme o atacarme. Mis padres estaban preocupados por mi seguridad ya que sabían que no me iba a quedar callada, lo cual es realmente triste, pero una realidad en muchos países.


Debate público sobre mi aspecto físico

De niña, posiblemente con unos 4 o 5 años, una vez oí por casualidad a un familiar decirle a mi madre que estaba "un poco gorda" y que mi cara era demasiado redonda. Al parecer, días después mi mamá me encontró mirándome al espejo y preguntándole si realmente era unaniña gorda.

Recuerdo que no tenía ni 13 años cuando oí los primeros comentarios desagradables y de índole sexual sobre mi aspecto procedentes de hombres que posiblemente tuvieran 30 años o incluso más. ¿Qué llevaba puesto? Algunos se preguntarán, una camiseta de gran tamaño con un estampado de un personaje animado -muy probablemente Snoopy o los Looney Tunes- y unos vaqueros de corte amplio que me quedaban grandes. Aun así, aquellos idiotas consiguieron sexualizar aquello.

En aquella época llevaba muchas camisetas de tallas grandes, no sólo porque estaba de moda, sino también porque de alguna manera me sentía seguro. Como un escudo para esconderme de todo tipo de pervertidos.


Posiblemente tendría unos 15 años cuando empezaron a preguntarme por qué llevaba camisetas oversize, y justo en ese momento, se alcanzó un hito horrible... Desde entonces, básicamente hasta ahora, me han preguntado "¿estás embarazada?" como si fuera un sustituto válido de un saludo si alguna vez me veían llevando un conjunto que tuviera algo de tela de más. Lamentablemente, tanto mujeres -parientes lejanos- como hombres *cof, cof * amigos lo han hecho.

Una situación similar ocurriría con el maquillaje, estoy segura de que muchas mujeres han experimentado esto, siendo preguntadas "¿estás enferma?", "¿te sientes bien?" en cualquier día que me vieran sin delineador, pero también siendo miradas fijamente cuando tenía mi juego de maquillaje a punto... porque "¿a dónde vas de todos modos? o "¿por qué necesitas maquillarte hoy?".


Me enorgullezco de llevar no necesariamente lo que está "de moda", sino las prendas que me gustan y que forman parte de mi estilo, una auténtica forma de expresión. A muchos les parecerá que mi estilo es demasiado extravagante, lo cual me da igual (que cada uno se ocupe de sus asuntos, por favor), ¡pero si me dieran un peso cada vez que alguien hace un comentario no solicitado sobre mi ropa! Como una vez en un trabajo anterior en el que 3 tipos diferentes me preguntaron si no tenía demasiado calor para estar usando un suéter, o el día en que un idiota dijo que mi gorro de lana me hacía ver como si fuera a golpearlo... lo cual podría ser verdad pero no estaría relacionado con el gorro de lana sino con el sujeto mismo.

Una vez, mientras estudiaba en la universidad, un tipo mucho mayor al que apenas conocía se me acercó para saludarme y se pasó dos minutos hablando de por qué no debería hacer tanto ejercicio, ya que me veo mejor con algo de grasa en determinadas zonas... ¡Qué atrevimiento! Además, consiguió enfadarse mientras exponía su opinión no solicitada y se hizo el sorprendido cuando rechacé sus comentarios.


Sé guapa pero no demasiado sexy, sé inteligente pero no demasiado testaruda

Los roles de género se han transmitido durante siglos, y entre las expectativas impuestas a las mujeres, está la de la belleza.

En el ámbito del arte se imponía a las mujeres el papel de musas, por lo que se les exigía que fueran guapas, que cuidaran su imagen, su peso, sus palabras, etc.


Los roles de género se han transmitido durante siglos, y entre las expectativas impuestas a las mujeres, está la de la belleza. En el ámbito del arte se imponía a las mujeres el papel de musas, por lo que se les exigía que fueran guapas, que cuidaran su imagen, su peso, sus palabras, etc.

Dentro de esa expectativa de que las mujeres sean decentes y tengan buen aspecto, viene un límite invisible que varía de una cultura a otra de lo que es aceptable y deseado, y lo que es demasiado revelador, demasiado sexy o demasiado provocativo, porque los hombres son básicamente bestias que no pueden controlarse, de acuerdo con la lógica de estos roles.

En ejemplos de la vida cotidiana, se puede ver cómo hay un código de vestimenta para la vida laboral, que de una manera funcional puede tener sentido (llevar bata de laboratorio, usar calzado industrial, usar uniformes médicos etc.), pero en muchos otros contextos, no lo tiene. Estoy seguro de que quienes hayan trabajado alguna vez en el comercio minorista (retail) se sentirán identificados y podrán aportar sus propios ejemplos.

En mi corta experiencia en retail me pidieron que llevara los accesorios, la ropa y los zapatos de la marca, lo cual tiene sentido ya que la estás representando, pero lo que nunca tuvo sentido para mí fue que se esperara de mí que subiera escaleras plegables en el almacén, mientras llevaba una ropa "mona" y zapatos de moda -no es la combinación más cómoda como se podrán imaginar-, todo ello implicaba que moviera a una gran velocidad mientras los clientes esperaban a que posiblemente hicieras una compra. Lo peor era cuando el espeluznante director regional estaba en la ciudad y se deleitaba observando al personal femenino de la tienda, subir y bajar las escaleras plegables. Una vez me explicó cómo debía caminar por la tienda cuando atendía a los clientes, para parecer decidida pero amable y accesible. Básicamente, se espera que llames la atención, ¡pero que Dios nos perdone si te vuelves demasiado intimidante!

Esto me recuerda lo que me ocurrió con un tipo con el que salí, que pasó de decir: "Me encanta tener estas charlas y debates contigo", a decirme: "¿siempre tienes que tener una opinión?" en medio de una cena familiar cuando la conversación pública era sobre política y él de pronto se había puesto muy silencioso. El mismo que me sugería que me pusiera algo más bonito cuando salíamos con sus amigos, pero que se enfadaba notablemente cuando pensaba que me quedaba demasiado bien un vestido.


Todo lo anterior queda muy resumido en el épico vídeo "Be a Lady They Said", protagonizado por Cynthia Nixon, que resume siglos de expectativas, imposiciones, roles de género y la silenciosa tarea de soportarlos.


Llorar es cosa de niñas

Independientemente del género con el que te identifiques, esto es degradante. Implica que te llamen niña como etiqueta despectiva, y que te nieguen la capacidad de expresar tus emociones. La imposición de no mostrar tus emociones conduce igualmente a "sé un hombre", "sé un hombre", o "no seas tan emocional", o "eso no es propio de una dama".

"What it feels like for a girl" by Madonna
"What it feels like for a girl" by Madonna

Independientemente del género con el que te identifiques, esto es degradante. Implica o que te llamen niña como etiqueta despectiva, o que te nieguen la capacidad de expresar tus emociones. La imposición de no mostrar tus emociones conduce igualmente a "sé un hombre", "sé un hombre", o "no seas tan emocional", o "eso no es propio de una dama".

Otra expectativa no tan abiertamente mencionada es la de mostrar sólo las otras emociones específicas que corresponden a tu rol de género.

Para muchos, la ternura, la paciencia y la empatía son una buena muestra de feminidad, pero ¿y el descontento y la ira? No, eso no parece cuadrar.


Tras las manifestaciones del #8M en México en el 2020, los comentarios inundaron internet tildando a las mujeres de emocionales, demasiado rabiosas, demasiado opinadoras, demasiado en la cara y demasiado violentas. Como si todos estos espectadores y jueces morales no se hubieran dado cuenta de la extrema violencia perpetrada contra las mujeres y de cómo la ley mira sistemáticamente hacia otro lado, dejando el 90% de los crímenes sin resolver.

México se está haciendo mundialmente conocido por sus feminicidios -definidos por la Organización Mundial de la Salud como el asesinato intencional de mujeres por el hecho de ser mujeres- con una tasa de crecimiento del 145% desde 2015 . Esta realidad sólo se vuelve más sombría cuanto más se mira, cuando más del 40% de las víctimas de feminicidio en México conocían a su asesino (muchas veces parejas actuales o anteriores, e incluso familiares). *


Si tuviera que explicar qué se siente al ser mujer, simplemente utilizaría un videojuego como analogía para explicarlo. "Jugar" a este juego como una persona nacida con vagina es como jugar en el nivel experto. Con menos o muchas veces sin ninguna herramienta ni tecnología en el inventario, sobreviviendo a ataques desde todos los frentes, en los que incluso el fuego amigo de otras mujeres,está permitido, la armadura requiere monedas extra y los puntos de XP son cuestionables. Y si tienes hijos, estás jugando más o menos en el nivel, Dios. Conseguir completar la misión diaria de cuidar de tu familia, sobrevivir a las expectativas y exigencias de la sociedad, mientras tienes el mejor aspecto posible, llevas atuendos incómodos, y te mantienes educada incluso cuando te enfrentas a abusos, o de lo contrario, tu capacidad para permanecer en el juego será cuestionada, y posiblemente incluso extinguida...

¡Ah! y todo esto se hace mientras sangras, amamantas o experimentas sofocos, cambios en las hormonas que convierten a tu personaje en una bruja, además de la posibilidad de ser etiquetada como bruja incluso si tus hormonas van bien.

La experiencia de vida del juego puede ser la de diversas épocas, la Edad Media, la zona victoriana, hasta el siglo XXI, todo dependiendo del país y estatus social en el que hayas nacido basicamente.

Life Game 2023 - An analogy of what it feels like for a girl by LuceBuona
Life Game 2023 -Una analogía de cómo se siente ser mujer por LuceBuona

Error del Sistema: Empatía no encontrada

Con este post, no pretendo hacerme la víctima, ya que no lo soy, ni tirarme al suelo y hacer de esto un concurso de he-sufrido-más. La única intención es hacer un llamamiento a la empatía.


Cualquier persona a la que un desconocido haya seguido alguna vez por la calle y le haya llamado la atención sabe que no es sólo lo que ocurre en ese momento lo que resulta tan inquietante, sino también el miedo a no saber si el agresor se detendrá o irá a por más. El actor egipcio Waleed Hammad, confirma el abanico de comentarios que escucha cuando se disfraza de mujer, hasta el miedo a no saber qué le ocurriría cuando un hombre decidiera insinuarsele.

Ojalá la humanidad tuviera la buena costumbre de practicar la empatía y consiguiera ponerse en el lugar de los demás. Ojalá los abusadores, depredadores y delincuentes sexuales pudieran sentir en su propia piel el sabor agrio de sus actos.

Un grupo de personas hizo algo parecido, identificando a conocidos catcallers en las calles de Lima Perú, disfrazando a sus madres y capturando en cámara cuando ellos también les hacían catcall. Puedes encontrar las imágenes de este experimento social aquí. No estoy segura de si es un montaje o no, ¡pero el propósito es oro! Crear empatía y conciencia de que el acoso callejero no es un cumplido, solo acoso.

Ojalá la humanidad tuviera la buena costumbre de practicar la empatía y consiguiera ponerse en el lugar de los demás.

Si al leer estas líneas has tenido recuerdos de momentos en los que te faltaron al respeto, te acosaron o te menospreciaron... te creo. Por otro lado, si tampoco has podido evitar recordar momentos en los que fuiste abusivo, prejuicioso o diste tu opinión no pedida sobre el físico de alguien... ¡también te entiendo! Asumamos la responsabilidad de nuestros actos y dejemos más espacio a la empatía. Un sistema de creencias más inclusivo conduciría inevitablemente al cambio, basado en el hecho de que las normas sociales pretenden establecer un estándar de comportamientos que se consideren aceptables en la sociedad. Una sociedad respetuosa, diversa y empática llevaría en algún momento a integrar ese comportamiento en códigos, normas y, finalmente, leyes.


"Yo misma nunca he podido averiguar con precisión qué es el feminismo: sólo sé que la gente me llama feminista siempre que expreso sentimientos que me diferencian de un tapete.”

 

* Vazquez, R. (2020, March 19). Femicides in Mexico: Impunity and Protests [Policy Research Organization]. Centre for Strategic & International Studies. https://www.csis.org/analysis/femicides-mexico-impunity-and-protests

Comments

Rated 0 out of 5 stars.
No ratings yet

Add a rating
Maneki_edited_edited.jpg

Que bien que nos visitas!

¿Ya nos conocías? Aquí puedes leer un poco más sobre nosotras...

Permítenos acompañarte...

Gracias por tu preferencia!

¿Muy pronto como para comprometerte?

Encuentranos en redes sociales:

  • Facebook
  • Instagram
  • Pinterest
  • LinkedIn

 

Nuestro blog ofrece entradas en inglés y español, sin embargo algunas de ellas pueden no estar disponibles en ambos idiomas.

¡Hola Emprendedoras!
Colabora con Lvi.png
Mapa de visitas
Tag Cloud
Comentarios (5)

Felicidades!! Muy lindo todo , gracias!!!🥰🤗❤️👏

Me gusta


Guest
May 15

Muchas gracias!! Que bonito !!!😇🥰

Me gusta

Guest
May 15

Felicidades!!!!🥳

Me gusta

I was in tears even before playing the video! Recently started watching Bluey and to be honest I am saviouring every episode, making sure not to rush through them. Luce as a kid would have love it too! Without all the sometimes extreme drama cartoons such as "Candy", "Peline" and the anime series called in Spanish "La Ranita Demetan" displayed. I also remember feeling sad and stressed after watching some of them...But Bluey is so not like that. I am sure this is appreciated by kids and parents equally. Cheers to all healthy, innocent and non invasive copying mechanisms! And thanks for sharing this one! 😍

Me gusta
bottom of page