top of page

El recuento de los daños: Edición cumpleañera

Todos los años hago esto de pensar en mi vida, en mis expectativas, en lo que he conseguido, y establezco algunos objetivos. Esto ocurre alrededor de mi cumpleaños, mi llamada crisis de cumpleaños, que no todos los años ha sido una crisis en sí.




Siempre me han gustado las celebraciones de cumpleaños, las que hago con mis amigos, y las que hago con la familia, que en cierto modo también han tenido sus versiones VIP, incluyendo sólo a mis padres, mi hermano y mi difunto perro.

A lo largo de mi vida adulta, he sobrevivido pero también he disfrutado, he llorado pero también a veces ha sido de tanto reír, y he tenido nuevos comienzos... muchos en realidad. He aquí una breve lista de otras cosas que se han convertido en elementos básicos de la crisis del cumpleaños o del informe de daños.


1. La promesa de cuidarme mejor

Comer más verduras, hacer el ejercicio adecuado para compensar mis niveles de estrés -a veces también de tristeza o incluso de ira-, evitar los productos de origen animal, etcétera.

A medida que pasan los años añado más cosas a esta lista de "cosas por hacer", independientemente de que yo sea propensa a decir de vez en cuando... "sólo se come una vez, así que comamos más pastel", yo diría que lo sigo.


Acepto lo sabios que son nuestros cuerpos, y cómo empiezo a tener dolores o molestias cuando mi mente está demasiado ocupada centrándose en lo que no quiero, y entonces aparece un sentimiento de arrepentimiento "¿Cómo he podido permitir que esto me afecte?". Hacer ejercicio es un gran aliado para mí.

¿Estás tan enfadado que podrías golpear una pared?... pongamos esa rabia en tu propio bien y hagamos ejercicio.

¿Estás demasiado triste para enfrentarte al mundo? Empújate al gimnasio y da gracias por tu movilidad, tus órganos y extremidades en funcionamiento y tu salud. Ten en cuenta que hablo desde mi experiencia y, aunque el ejercicio me ha ayudado mucho, nunca lo consideraría un sustituto de la terapia. Sin embargo, es un gran complemento para ella.



2. La promesa de "limpiar" mi lista de amigos

Esta es una píldora difícil de tragar, y el hecho de haberla "endulzado" para otras personas y para mí misma, sólo retrasó mi propia paz.


Ya estás pasando por muchos cambios y adaptándote a medida que construyes tu propia personalidad, gustos y valores, y entonces... ¡prass!

Como SaraJuno explica claramente en estepost, ¡las amistades adolescentes son difíciles! Ya estás pasando por muchos cambios y adaptándote a medida que construyes tu propia personalidad, gustos y valores, y entonces... ¡prass! Se toman malas decisiones personales a la hora de determinar quiénes son realmente tus amigos. Pero esa "confusión" no debería continuar en la edad adulta, ¿verdad?


Mi madre tuvo la amabilidad y la inteligencia de buscar cursos como Inteligencia Emocional, Neurolingüística y más para mí y para nuestro núcleo familiar. Y me impactó conocer mi propia cuota de responsabilidad sobre cómo me siento y lo que permito en mi vida. De repente, determinadas personas de mi lista de contactos y de mi vida social a lo largo del mes no eran en verdad mis amigos. Curiosamente, al distanciarme de algunas de estas personas, algunas de ellas decidieron contraatacar y, al igual que un novio tóxico, decidieron "aparecerse" más cuando pensé en apartarlas de mi vida. Otros tuvieron la amabilidad de desaparecer por sí solos.


Este punto ha evolucionado y ahora incluye el objetivo de limitar el tiempo que paso con personas que no aportan alegría a mi vida (entendidas como aquellas con valores centrales conflictivos, y que tienden a drenar la energía de quienes les rodean). Así como no perseguir a nadie, a quién le interesa no le parecerá difícil mantenerse en contacto a pesar de la distancia (ya sean 15 minutos en carro o 10,000 kilometros de distancia).


3. El deseo de hacer tiempo para mí misma.

A diferencia del punto anterior, incluso en mis épocas más "sociales", he podido cumplir este deseo periódicamente. Y cuando no tengo oportunidad de salir, recurro al lienzo. Si tengo tiempo para estar sola pero no energía para hacer gran cosa, divago en mis pensamientos y, por lo general, lo disfruto mucho.

Tras mi primer cambio de residencia internacional, noté una gran nostalgia que se hacía presente con chispazos aleatorios de recuerdos divertidos y cariñosos que se convirtieron en una costumbre. Al principio, pensaba que sólo era una depresión incipiente y me resistía a estos destellos de recuerdos, pero ahora disfruto mucho con ellos. Me tomo el tiempo de permitirme recordar algo aleatorio y encontrar la belleza en ello.


4. Vida amorosa, y ¿qué demonios es eso?

Vale, retrocedamos un poco... Por extraño que parezca, recuerdo que esta "crisis de cumpleaños" tenía lugar en mi mente desde mi adolescencia, y yo, que soy una extraña mezcla de cínica y soñadora, deseaba tener un novio con quién compartir mis rarezas.

Nunca fui muy activa en el mundo de las citas, para ser sincera, pero siempre esperaba que apareciera la persona adecuada, aunque durante muchos años pensé que posiblemente nunca ocurriría. Además, admitámoslo, la construcción social me hacía pensar que había algo potencialmente malo en mí, y una vez un pariente llegó a decirme: "A las mujeres inteligentes les cuesta encontrar pareja, así que quizá tengas que conformarte"... ¡Qué grosero!

Ver a mis amigos teniendo citas, y escuchar sus habilidades para encontrar pareja llegó a provocarme un serio #FOMO en mi adolescencia.


Ver a mis amigos teniendo citas, y escuchar sus habilidades para encontrar pareja llegó a provocarme un serio #FOMO en mi adolescencia.

Este punto de mi lista tiene ahora un enfoque diferente, basado en la responsabilidad emocional, y los límites saludables.


5. Agradecimiento a mi familia.

De nuevo, otro punto que ahora es incuestionable, pero que en mi adolescencia se daba por sentado. Esto fue así hasta que fallecieron mi abuelito, uno de mis héroes.

Ese miedo infantil a perder a mis seres queridos me volvía a atrapar, y gracias a las herramientas de Inteligencia Emocional me di cuenta de que era cuestión de canalizar este sentimiento de una mejor manera.


6. La comprobación de la Bucketlist.

Cuando tenía 18 años, después de mi primer viaje a Europa, empecé a escribir las cosas que me gustaría hacer antes de ser mayor y antes de morir. A medida que aprendía más sobre mí misma, fui añadiendo más y más cosas.

Todo suena bien, ¿verdad? Excepto en los momentos en los que sentía que me alejaba kilómetros de mis objetivos. ¡Eso estuvo pesado! Así que chavos, nunca se comparen con sus amigos y parientes... ¡nuncaaa!



Nuevos comienzos... ¡otra vez!

Este año se ha añadido una nueva parte de la tradición de control de daños, gracias a las sugerencias de Yvonne_Comparte.


Su consejo fue que no me limitara a preguntarme cuál era mi progreso en comparación con mi "lista de control", sino que escribiera una carta. Esta carta tiene una finalidad bastante liberadora, ya que en ella debes anotar todo lo que deseas soltar antes de empezar el siguiente año de vida. Una vez lista, destruye la carta, como símbolo de que te liberas de su contenido.


El siguiente paso es escribir una serie de frases positivas... sí, afirmaciones es la palabra exacta, como una lista de deseos para el año de vida que estás a punto de comenzar. Esta parte fue mi favorita, ¡simplemente fluía!

La sugerencia de Yvonne se consolida definitivamente en una práctica anual, y se la sugiero a cualquiera que esté interesado.


Equilibrio

Las celebraciones de cumpleaños de este año fueron increíbles, después de un par de años sin celebrar con mi familia, me sentí emocionada y afortunada de estar en casa. Recibir abrazos de mi abuela de 98 años, mis padres, mi hermano, familia extendida y amigos. ¡Qué momento tan maravilloso!

Sin embargo, en el ritmo encantador de la felicidad, también noté el contraste de esas amistades que se han distanciado. La extraña sensación de no saber ya lo suficiente de algunos con los que compartí tanto años antes.

El sorprendente contraste entre aquellos cuyos lazos son tan fuertes como siempre, y aquellos cuyo silencio y ausencia seguían notándose aunque estuviéramos de nuevo en el mismo país, la misma ciudad e incluso la misma habitación.

De igual forma, estoy segura que yo le he fallado a varios.


El sorprendente contraste entre aquellos cuyos lazos son tan fuertes como siempre, y aquellos cuyo silencio y ausencia seguían notándose aunque estuviéramos de nuevo en el mismo país, la misma ciudad e incluso la misma habitación.

Es una sensación tan compleja la de ser un "extraño". Sin embargo, debo confesar que ya lo era antes, en mi adolescencia, y lo seguí siendo hasta los 20 años. Pero ahora, como inmigrante, la sensación de no pertenecer ha inundado otros aspectos de mi vida más allá de la escena social. ¡Ouch!


No obstante, la vida es bella, y admitámoslo, la gente cambia o evoluciona, quizá en algunos casos simplemente se adapta también a sus realidades cambiantes, incluso cuando juran que todo sigue igual "en casa", puedes ver a kilómetros de distancia que no es así.


Con algunas depreciaciones en el frente de la amistad -incluida la pérdida de mi querido chihuahua- al contar todas mis bendiciones, el resultado del balance de mi vida está "en números verdes".


Party like it's the end of the world - LviBlog
Party like it's the end of the world




Entradas Recientes

Ver todo

Comments

Rated 0 out of 5 stars.
No ratings yet

Add a rating
Maneki_edited_edited.jpg

Que bien que nos visitas!

¿Ya nos conocías? Aquí puedes leer un poco más sobre nosotras...

Permítenos acompañarte...

Gracias por tu preferencia!

¿Muy pronto como para comprometerte?

Encuentranos en redes sociales:

  • Facebook
  • Instagram
  • Pinterest
  • LinkedIn

 

Nuestro blog ofrece entradas en inglés y español, sin embargo algunas de ellas pueden no estar disponibles en ambos idiomas.

¡Hola Emprendedoras!
Colabora con Lvi.png
Mapa de visitas
Tag Cloud
Comentarios (5)

Felicidades!! Muy lindo todo , gracias!!!🥰🤗❤️👏

Me gusta


Guest
May 15

Muchas gracias!! Que bonito !!!😇🥰

Me gusta

Guest
May 15

Felicidades!!!!🥳

Me gusta

I was in tears even before playing the video! Recently started watching Bluey and to be honest I am saviouring every episode, making sure not to rush through them. Luce as a kid would have love it too! Without all the sometimes extreme drama cartoons such as "Candy", "Peline" and the anime series called in Spanish "La Ranita Demetan" displayed. I also remember feeling sad and stressed after watching some of them...But Bluey is so not like that. I am sure this is appreciated by kids and parents equally. Cheers to all healthy, innocent and non invasive copying mechanisms! And thanks for sharing this one! 😍

Me gusta
bottom of page